desafíos logísticos Logística Tres habilidades imprescindibles para avanzar en logística

platform-933174_1920-1280x956

Para sobresalir en el sector de la logística, hay tres habilidades imprescindibles que cualquier empresa debe potenciar. Sobre todo, si quiere liderar un mercado en el que las relaciones entre logística, transporte y tecnología avanzan a pasos agigantados.

En primer lugar, y aunque pueda parecer obvio, lo primero y más importante es tener amplios conocimientos de logística. Es decir, saber realmente cómo funciona el transporte en el país donde se tiene radicado el negocio y contar con profesionales a los que les interese acumular experiencia en un ámbito tan cambiante y exigente como este.

Actualmente, las universidades españolas están ofreciendo distintos grados y másteres sobre transporte y logística para responder a la creciente demanda de profesionales formados en el sector, por eso es importante hacerse con los mejores para nuestro negocio y formarlos de manera continuada. No hay ningún atajo: educación, conocimiento y experiencia son las claves del éxito en este terreno.

La segunda habilidad imprescindible para avanzar el logística es la de apostar por las mejores herramientas tecnológicas. Sólo así podrás asegurarte estar al día de las últimas novedades y aportar a tu negocio una visión de futuro que no sólo mejorará tus resultados económicos sino que, además, reducirá los costes.

En este apartado, debemos de tener en cuenta que hay un enorme potencial por desarrollar, ya que los cambios tecnológicos afectan tanto al software (programas para las cargas o descargas, de control de mercancías, etc…) como al hardware (equipos más ligeros o drones y robots para repartos)

Por último, como cualidad imprescindible para destacar en el sector de la logística, hay que tener una mentalidad orientada al servicio. Da igual si eres una gran compañía, un autónomo o una pequeña empresa: hay que ganarse la confianza del cliente y demostrarle en cada actuación que le das el mejor servicio posible.

Para ello, lo mejor es ser transparente tanto en precios como en servicios. Porque el cliente ya no sólo busca que un objeto o mercancía llegue de un punto A a un punto B, sino que la experiencia de todo el proceso logístico sea cómoda y efectiva.